Inicio / Mejores prácticas / Panorama actual del Negocio de Internet of Everything

LAS MEJORES PRÁCTICAS DE CD SMART CITY

Panorama actual del Negocio de Internet of Everything

MEJORES PRÁCTICAS EN INTERNET DE LAS COSAS

EJEMPLO GLOBAL

Para comprender el panorama de negocio de Internet de las Cosas nos serviremos de algunas cifras que hablan por sí mismas. Como sea, es el sector privado donde el Internet de las Cosas se está haciendo cada vez más popular.

Se estima que 79% de grandes compañías, sobre todo multinacionales, están en fase de implantación de Internet de las Cosas. Principalmente para hacer el seguimiento de los patrones de comportamiento de sus clientes. Esta tendencia se demuestra principalmente a través de la inversión que crecerá unos 50% entre 2015 y 2018, alcanzando 180 millones de dólares. Esto significa que las multinacionales ya han apostado por Internet de las Cosas, o Internet del Todo como un camino hacia el futuro tecnológico sostenible. En 2014 las empresas con proyectos de Internet de las Cosas han registrado un aumento de  volumen de negocio de 16% asociado a los desarrollo de “objetos conectados”. Un resultado interesante para la fase inicial en la que nos encontramos.

La mejor forma de empezar a entender el potencial empresarial y de inversión de la Internet de las Cosas es analizando ejemplos reales concretos.

Un ejemplo claro de esta tendencia estratégica es el caso de General Electric. Su apuesta por Internet de las Cosas se está convirtiendo en el core del negocio. Para esta empresa el área más prometedor de todas es la interacción entre la Internet de las Cosas y el sector industrial. General Electric está desempeñando un papel de liderazgo en este ámbito e invirtiendo mucho en lo que la compañía denomina la Internet Industrial.Con más de 3 millones de "cosas que giran" en la base industrial actual, General Electric ha calculado que una optimización de procesos que consiga un ahorro de tan sólo un 1% en diferentes industrias podría equivaler a un total de 226.000 millones de dólares a lo largo de 15 años. La empresa argumenta que la Internet Industrial permitirá a muchas empresas eliminar los tiempos de inactividad no programados, de tal forma que el mantenimiento preventivo se realice en función del estado real de los activos industriales en lugar de estimaciones sobre su estado.

Otro ejemplo, es el de Monsanto, líder mundial en biotecnología agrícola. La empresa tiene una larga trayectoria de innovaciones y un papel pionero en el desarrollo de los primeros cultivos modificados genéticamente. Actualmente, la compañía se sitúa a la vanguardia de los esfuerzos para crear sistemas integrados de información diseñados para aumentar la productividad agrícola. Prueba de ello son, por ejemplo, FieldScripts, su sistema de cultivo desarrollado internamente, y su decisión de pagar 930 millones de dólares en octubre de 2013 por Climate Corp, una empresa especializada en análisis climáticos. 

Por el otro lado, multinacional Huawei busca una hiperconectividad inspirada en la naturaleza. En concreto, en animales sociales como hormigas y abejas: las conexiones entre los miembros de sus colonias se intentan trasladar y emular al funcionamiento y protocolos de Internet de las Cosas. Unas conexiones artificiales que, al igual que ocurre en hormigueros o colmenas, buscan coordinar el trabajo de las máquinas para ponerlas a trabajar al servicio de las personas.

La firma Google ya tiene lista su innovación estrella para la próxima Google I/O, su propio congreso de desarrolladores web. La apuesta es clara: el internet de las cosas. La multinacional desarrolla un sistema operativo que, por el momento, se llamará Brillo y que se ocupará de gestionar las relaciones entre los dispositivos inteligentes.  Brillo es el sistema operativo que el gigante buscador propone para el Internet de las cosas, que además llegará con Weave, una capa de comunicación universal para que todos los dispositivos puedan hablarse entre sí, incluso aunque no utilicen Brillo. Brillo está basado en Android, como cabría esperar, aunque ha sido modificado, "pulido" en propias palabras de Google, para funcionar con unos requisitos mínimos realmente bajos y así poder ir destinado a casi cualquier dispositivo conectado. De hecho, se han quedado únicamente con las capas "más bajas" de Android.

El crecimiento de Internet de las Cosas tiene potencial para transformar las prácticas empresariales en un amplio número de sectores, lo que ofrece enormes oportunidades a las empresas que sean las más rápidas y hábiles a la hora de crear aplicaciones que les diferencien positivamente de la competencia.

Y para concluir, un apunte. La verdadera amplitud de aplicaciones que tiene Internet de las Cosas está aún por descubrir. Y seguro que en los próximos años nos encontraremos con algunos proyectos exitosos que hoy están todavía por desarrollar. 

Mejores prácticas en Internet de las Cosas

,

Volver

Co-financiado por:
DIGITAL Málaga
Powered by Pétalo